Entrevista a Las Robertas – Nueva era, nueva gira

 por Jon Pagola –

La primera vez que escuché a Las Robertas aparecían en un cassette homenaje a Daniel Johnston que habían editados dos chicos de Granada. “Coloreando a Daniel Johnston, la historia de un artista” (2012) era, en realidad, mucho más que un recopilatorio: un fanzine para colorear + un cassette + una caja de lápices. Un pack diseñado con mimo, cuidado al máximo detalle y envuelto en un plástico transparente, que me regaló una amiga después de haberle dado la tabarra con el documental “Daniel Johnston and the devil”. La mayoría de los grupos indies del recopilatorio no están en mi órbita favorita, así que pensé que Las Robertas era una banda del montón. Pensé que eran españolas. Puse una equis en el casillero.

Pensé mal.

El año pasado el trío de San José (Costa Rica) formado por Mercedes Oller, Sonya Carmona y Fabrizio Durán publicó “Waves of the new”, un disco que rompe con su pasado lo-fi, con la influencia de Calvin Johnson y los arrebatos punk. Redescubrí a un grupo que había levantado el pie del acelerador para echar un vistazo por el retrovisor y buscar así la belleza. Habían impregnado su música de brisa californiana sin perder una pizca del encanto naïf del principio, una actitud desenfadada en plan aquí-te-pillo-aquí-te-mato que era lo mejor de aquella primera etapa de Las Robertas. Ahora es un grupo pop con todas las de la ley que no ha perdido naturalidad.

Hay dos buenas noticias para Las Robertas. La primera es que su cantante, Mercedes Oller, se ha casado. La segunda, que regresan a Europa menos de un año después de su anterior visita.  Este febrero Las Robertas arrancarán gira bien rodeadas en el Festival Cara•B de Barcelona. La cosa queda así, ya podéis pillar las entradas:

A Mercedes le llega el cuestionario justo el día de su boda. “¡Me casé el sábado y he estado en puras celebraciones!”.

¿Qué queda de Daniel Johnston y todo aquello, de los inicios de Las Robertas?

Nos invitaron a participar en esa compilación y, al no tener tiempo o dinero en aquel momento, realizamos una grabación super DIY semi acústica. Si ahora no tuviéramos tiempo para grabar algo creo que no participaríamos, pero “True Love Will Find You in the End”, a pesar de ser más lo-fi que nada, quedó bastante bonita.

Tengo la impresión de que os habéis domesticado un poco. No lo digo como reproche. Al contrario: al abandonar la parte más rabiosa habéis llegado a nuevos horizontes musicales.

Definitivamente, sí. Creo que esto ha tenido que ver con varios factores que hemos vivido como banda, pero más que todo con el hecho de madurar y crecer. Cuando empecé el proyecto era mucho más niña. Una de las compañeras que tuvimos estaba influenciada por el punk y esto marcó mucho el periodo en el que ella estuvo en el grupo.

“Nos une el neo-psych y los 60”

¿Los años 60 y la psicodelia han tenido algo que ver en la reconversión musical?

Totalmente, yo siempre he sido super fan de los 60, el shoegaze, indiepop y el neo psych. Al entrar Sonya al grupo, ella reforzó toda esta nueva era para las Robertas y marcó esta nueva etapa. Creo que somos una mezcla de lo que nos gusta a los tres, y entre todas las influencias el neo psych y 60s es lo que más nos une como banda.

¿Vivís de la música? ¿Se puede vivir de la música dignamente en Costa Rica? En España es casi misión imposible.

¡Desafortunadamente, no vivimos de la música! Si en España es imposible en Costa Rica aún más, ya que nuestro país es muchísimo más pequeño; por ende, la escena y las posibilidades para tocar también son más pequeñas. Trabajamos y estudiamos y cuando podemos irnos de gira recibimos un ingreso monetario extra; no lo vemos como un trabajo, sino como una oportunidad para ir a tocar y compartir el tiempo con todos nuestros amigos y bandas de fuera.

Dedicáis Waves of the new a vuestro productor Jon Green, que falleció a finales de 2016. Supongo que habrá sido devastador. ¿Cómo era trabajar con él?

Jon fue como un mentor para mí. Desde el primer disco empezamos a trabajar con él y justo el otro día comentaba con una amiga que gracias a él y a mi padre aprendí muchísimo a perfeccionar el sonido en la guitarra, los efectos, etc. No sabía nada de esto antes de empezar con Las Robertas. Él siempre me recomendaba lo mejor de lo mejor y me enseñó infinitas bandas. “I think you might dig this band”, me decía. Lo extraño y le recuerdo muchísimo cada día.

En esta web se han venido arriba: “Las Robertas es la banda más completa y trascendente que ha dado Centroamérica”. Está bien saber que Maná no está de moda por allí.

¡Fue bastante halagador ver esa cita! En Centroamérica donde más bandas hay es en Costa Rica. No existe una escena como tal para nuestro tipo de música, sino más bien un circuito alternativo. Quiero recomendar a nuestros amigos y hermanos Ave Negra, Monte, Dylan Thomas, Niño Koi… Siempre solemos tocar con ellos.

En España se te ha visto colaborando con Bershka. ¿De verdad os motiva la moda o se trata en realidad de un inevitable complemento laboral?

Nos fascina la moda a los tres y todas estas colaboraciones han sido pura casualidad, ¡nada ha sido planeado estratégicamente! Hemos colaborado con diseñadores y tiendas locales en Costa Rica y México también, y creo que nos han buscado por la proyección de la banda.

– ¡Aquí os esperamos!-

Shop