Laura Velasco Mora

Hace unos días nos juntamos con alguien que, además de colaboradora desde nuestros inicios, es casi parte de la familia Colby: Laura Velasco. Tocaba repasar sus portadas, teasers y carteles para el sello, además de contar algo más acerca de ella.

 

Fuiste la ideóloga de nuestro primer logo y el pe-da-zo cartel de nuestra fiesta de presentación. Además, realizaste portadas de dos de nuestros singles: The Extended Plays y Nave Nodriza/SraSrSra. Cuéntanos parte del proceso de gestación.

A la hora de ponerme a trabajar suelo empezar con un intercambio de ideas y referencias. Todo el mundo parte de una idealización de cómo será su portada o qué debería tener. Aunque el resultado no vaya a ser calcado esas indicaciones dan las directrices de hacia dónde tirar y en qué fijarse para representar la personalidad de la banda o del proyecto en sí.
El split de Nave Nodriza y SraSrSra fue pura diversión y dejarse llevar. Conociéndoles e intercambiando referencias el camino estaba casi hecho, Darle vueltas a los temas y coger el lápiz fue todo uno.
Con Twilight de The Extended Plays el proceso fue similar, aunque en este caso me centré más en sumergirme en los tema, centrarme en qué me sugerían y a dónde me llevaban.
Acabas de realizar dos portadas digitales para el grupo Go Cactus (de momento solo está publicada “Underwater”), ¿cómo te lo montaste para pillarlo tan rápido?
Quizá tenga asociaciones ya hechas entre determinados sonidos de bandas y su imagen, hacia dónde tirar y que imaginería usar. Supongo que, al menos para mí, los estilos musicales vienen con un código estético, con un ‘pop’ propio, y jugar con ello, mejor dicho, con mi imagen mental de ello me divierte porque me hace ver si es acertada o no.
Con Go Cactus el collage mental fue instantáneo, hasta la gama cromática salía sola. Es algo interesante que ocurran estas conexiones rápidas.

 

Y también hiciste el teaser de adelanto de The Wheels y del próximo disco de Los Estanques, ¿es la vídeo animación tu trabajo preferido?

Es el trabajo que da los resultados más rápidos, en ese sentido sí es mi preferido. Al trabajar con una idea guionizada de alguna forma y partiendo de recursos concretos, la animación se convierte en una cadena de fabricación y ensamblaje. Lo mejor de estos trabajos es añadirles puntos de azar, al no detallar demasiado un movimiento puedes ver cómo este de acaba desplegando en el tiempo y de ahí, a veces, salen formas preciosas y despliegues con imperfecciones que, al verlos, sabes que deberían estar.

 

¿Cuándo y por qué empezaste a dibujar?¿Hubo algún momento clave que prendió la chispa de ilustradora/diseñadora?

Es una historia que siempre cuento: iba para médico pero me quedé en artista. Estaba estudiando el bachillerato de ciencias puras y mi idea era entrar en medicina o en biología, era algo que me interesaba pero venía de la inercia, de no plantearme qué quería hacer realmente con mi vida.
He dibujado desde siempre y en los últimos años de instituto me empecé a interesar mucho por el mundo creativo tanto visual como literario. Copiaba citas de cualquier libro que estuviese leyendo en un cuaderno y las usaba como inspiración para hacer algún dibujo: ese texto me sugería algo fuera del contexto del libro, se creaba una imagen para mi y si me parecía bonita, la dibujaba. Dibujar siempre ha sido una forma muy útil de describir.
Así que cuando llegó el momento de tener que escoger qué carrera hacer ganó Bellas Artes. Siempre me ha fascinado las curiosidades de lo cotidiano, la vida más sencilla que te deja ver más a las personas y su humor, sus rarezas, lo que las hace diferentes. Y describirlo para recordarlo más adelante. A mi se me da bien hacerlo dibujando y me viene genial porque tengo muy mala memoria.

 

Si tuvieras que listar inspiración a la hora de ‘crear’, ¿qué o quién te viene a la mente?

Para mi son más qué que quién siempre. Nunca se me ha dado bien lo de retener referencias así que me quedo con conceptos.
Me encantan las caras cándidas y de ojos grandes de ilustraciones de cualquier tipo de los 50, los 60 o los 70, con ropa que los dulcifica aún más. Suelo buscar ideas mirando arte modernista para ver cómo solucionan los ornamentos, no sé por qué me gusta enmarcar las ilustraciones y lo hago siempre que puedo (y si también puedo añadir motivos naturales, mejor). Los colores los escojo intensos y planos o suaves y con textura, así que varío entre inspirarme en  los tonos de Skinner y Oliver Hibert o en los de cualquier ilustración de estilo más infantil.
Cuando pienso en la composición, suelo tener claro el estilo que quiero y busco cosas concretas de una forma general para poder mezclar diferentes referencias de artistas y estilos que quizá no tengan mucho que ver.
Podría haberme limitado a decir que soy ecléctica, pero me parece que se entiende mejor así.

 

Hace algunos años realizaste un tarot que, como todo lo que haces, nos encandiló totalmente. 

El tarot fue un proyecto importante para mí porque era vincular dibujo y música. Nuestro amigo Nacho construyó una playlist que representase cada una de las cartas, y a través de las imágenes que me sugerían los temas yo generaba una ilustración. Lo más interesante para mí, además de entender cómo él había llegado a relacionar los dos conceptos, era investigar simbologías y referencias para plasmar de la forma más sutil, pero concreta posible, lo que tenía dentro de mi cabeza al escuchar las canciones.

 

Hablando de música… ¿qué estás escuchando actualmente?

Suelo llegar un poco tarde a las novedades porque siempre estoy algo dispersa, pero si miro entre lo que más escucho de bandas actuales destacaría The Babe Rainbow, Morgan Delt, Doug Tuttle, Cool Ghouls, Levitation Room, Quilt…

 

Si tuvieses la ocasión realizarías la portada del próximo disco de…

Pues … no estaría mal colaborar con Los Estanques, hacer el teaser de su nuevo disco me ha divertido mucho.